La experiencia más sensorial de Campo Viejo: wine bar, terraza y sunset

Los primeros pasos que Campo Viejo dio como enclave vinícola hace dos décadas ya fueron bajo la premisa de crear una bodega visitable y accesible, muy enfocada al consumidor para que este pudiera conocer mejor la marca, que porta a sus espaldas más de 50 años. Una «visión muy aperturista» que constituye la esencia de la firma. Tanto es así que la bodega permanece abierta al público todos los días del año de lunes a domingo.

Campo Viejo siempre ha apostado por el enoturismo y por el trabajo realizado en el visitor center, por ello siempre trata de innovar, ofreciendo experiencias originales y especiales a quienes la visitan, además de contar con un personal profesional especializado en el desarrollo de actividades de bodega.

«A veces el concepto de visita de bodega se centra en el tradicional tour con la cata de vinos, pero en Campo Viejo hemos desarrollado un amplio paquete de actividades para que el consumidor pueda seguir viniendo para experimentar cosas diferentes en muchos momentos a lo largo del año», explica Marta Gómez, responsable de Enoturismo de Campo Viejo.

Un programa donde se incluyen talleres de pintura en botella, de inserción a la cata con cinco vinos o de aromas, así como iniciativas muy innovadoras como el Color Lab, que se pondrá en marcha próximamente y que brindará al consumidor una «experiencia sensorial brutal y única donde verá cómo el color y la música del espacio donde se encuentra influyen sensorialmente en su sentido del gusto». Una experiencia muy interesante que supone un plus en la oferta turística de la bodega.

Otro de los proyectos en los que trabaja la firma se centran en la sostenibilidad con el viñedo como base, donde el consumidor puede convivir con la flora y la fauna del entorno. «Una actividad que vamos a retomar ahora y que tras la pandemia se ha intensificado gracias a la posibilidad de aprovechar mucho más los espacios exteriores», explica la responsable.

Otra de las grandes apuestas de Bodegas Campo Viejo es la ampliación de la oferta de su Wine bar y terraza: «Nos hemos especializado mucho más en estos servicios, donde la gente puede venir sin cita previa en horario de 10:00 a 16:00 horas ininterrumpidamente de lunes a domingo y durante todo el verano.

Un espacio de encuentro para respirar y que funciona como un pulmón natural. Es una verdadera delicia. Además, hemos incorporado al consumo de vino, siempre responsable, una selección de tapas para que la gente disfrute también comiendo».

Pero sin duda el plato fuerte es el 'campo Viejo Sunset', una experiencia que ha superado todas las expectativas. «Es el evento estrella más novedoso. El atardecer aquí es una maravilla y la gente ya pregunta por la fecha del próximo evento. Además, nos están demandando un 'Sunset' de carácter privado para las empresas. Esta actividad que ha irrumpido por primera vez este verano en la bodega está claro que ha venido para quedarse», asegura Gómez.

Esta experiencia «es una paleta de colores que hace que la bodega y la marca respiren alegría, pasión y ganas de compartir, como si se tratase de la gama de vinos de Campo Viejo, tan amplia para adaptarse a todos los paladares». Por si fuera poco, la bodega se considera un «espacio cardioprotegido», ya que dispone de un desfibrilador y de un personal formado en Primeros Auxilios para atender a los visitantes en cualquier situación.

Bodegas Campo Viejo
Dirección: Camino de Lapuebla, 50 (Logroño)
Teléfono: 941 27 99 00
Página web: www.campoviejo.com

FUENTE: Nuevecuatrouno

 

 

 

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia y recoger estadísticas. Navegando por él estarás consintiendo su uso.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más