BODEGAS QUEIRÓN

Bodegas Queirón

BODEGAS QUEIRÓN
Bodega nº 9 del Barrio de Bodegas de Quel, Ctra Arnedo S/N, 26570, Quel, La Rioja
Tel. +34 941 234200
www.queiron.es
info@queiron.es
Instagram: @queironwine

 

Ha nacido Queirón, el proyecto vitivinícola de la familia Pérez Cuevas en Quel, su pueblo, en Rioja Oriental, en pleno valle del río Cidacos, entre las sierras de Yerga y la Hez y en el corazón del Barrio de Bodegas de Quel, un emblemático enclave del siglo XVIII que resume la vocación histórica de esta localidad de Rioja con la elaboración de vino.

La Bodega Queirón representa y asume la filosofía de una familia volcada con el mundo del vino desde hace cuatro generaciones y supone la culminación del sueño de Gabriel Pérez, viticultor y empresario pionero del vino en esta zona de Rioja, que lleva más de una década alumbrando en silencio la nueva bodega y que ha recuperado zonas y viñedos históricos en el entorno de Quel y las faldas que se encaraman hacia la Sierra de Yerga, un territorio que hunde su relación con la viticultura hasta la Edad Media, tal y como atestiguan diversos documentos hallados en el Cabildo Catedralicio de Calahorra y que datan de 1327.

Queirón es clasicismo e innovación y significa y supone de manera irrenunciable elaborar vinos con alma, vinos que deletreen el espacio en el que brotan, la herencia de una familia de cuatro generaciones de viticultores y el fondo de un territorio definido por sus suelos pobres y escasamente productivos, viñedos en carasoles y la tradición de uno de los territorios más desconocidos y singulares de la DOCa Rioja.

Y brotan en Quel, en pleno Valle del Cidacos, en el fondo de impresionantes parajes marcados por convulsiones geológicas que se remontan a unos 250 millones de años antes de nuestra era y que definen sistemáticamente los perfiles orográficos y las características de los suelos en los que nacen las uvas de los vinos de Queirón, vinos a los que se les dio históricamente forma en su Barrio de Bodegas y que ahora la familia Pérez Cuevas recupera con un proyecto singular por su enclave, definición y arquitectura.

Así, la nueva bodega Queirón se sitúa en el extremo sur del Barrio de Bodegas de Quel, con su base en la zona de una antigua alcoholera de la familia y con una arquitectura que se organiza en cuatro niveles enterrándose literalmente paralela al espacio en el que dese hace siglos lo hacen las cuevas tradicionales y manteniendo su misma filosofía, con sus luceras en la zona superior para aprovechar la tradicional fórmula queleña de recepción de la uva y en la que se fundamentan los pasos de la elaboración del vino en torno a la gravedad, lo que propicia que todos los procesos se realicen con extrema suavidad protegiendo a las uvas, los mostos y los vinos de cualquier manipulación innecesaria.

El gran dramaturgo queleño Bretón de los Herreros realizó una increíble descripción de este mágico lugar: 'Tal es la cosecha de vino recogida en una vasta llanada a espaldas de las bodegas, que por ella ha sido necesario fundar una nueva población; y es de notar que bastando al culto del Salvador una mediana iglesia con el apéndice de una triste ermita en el campo, Baco tuvo allí más templos que tuvo en Grecia'.

El pueblo de Quel se abraza al río Cidacos, que desciende desde la Peña Isasa en una sucesión de terrazas y laderas suaves y largas que se abren lentamente hacia el valle del Ebro. En este lugar se abrazan los aires del Mediterráneo que llegan remontando el Ebro con la frescura atlántica que se mece desde la sierra de Cantabria y que contribuye a dotar a este enclave de un clima único para el cultivo de la vid y la elaboración de vino.

Gabriel Pérez ha diseñado milimétricamente la nueva bodega. "Es mi memoria, la raíz de mi familia, está rodeada de nuestros viñedos, en el Barrio de Bodegas de Quel, concebida con la misma filosofía de nuestros antepasados, con la gravedad como eje de todo el diseño respetando el entorno y con el objetivo de elaborar vinos excelentes, vinos de Quel con las viñas más viejas, con la mejor selección de cada una de ellas".

Y es que uno de los patrimonios esenciales en los que se basa Queirón son sus viñedos gracias al trabajo de recuperación que lleva realizando Gabriel Pérez desde hace más de 25 años en el entorno de Quel: "El vino de Queirón nace de viñedos sanos, altos, con buena orientación, sin suelos demasiado profundos, en los que la producción no sea el valor más importante de cada viñedo. Buscamos una viticultura lo más natural posible y equilibrada con el entorno de tal suerte que no necesiten productos exteriores. Para eso es clave sanidad y altitud y es lo que tenemos en Quel: territorio y personas, suelo y clima. Éstas son nuestras bazas".

El panorama de viñedos de Queiron es asombroso, más de 25 fincas esparcidas en el entorno de la bodega con una enorme riqueza varietal, (desde las garnachas centenarias del 'El Arca' a los tempranillos de altura de 'La Pasada'); de exposiciones y de suelos: las viñas de 'El Poeta', 'Viña María', 'Andañal', 'La Encina' o 'El Balcón' definen nítidamente la apuesta de esta familia riojana por la viticultura. De hecho, existen dos joyas ineludibles: 'El Arca', una pequeña alfombra de garnachas centenarias que se plantó en 1892 y que apenas tiene una hectárea de extensión. Ofrece una garnacha muy especial, de escaso rendimiento y que expresa con absoluta transparencia el suelo del que procede, con limos, arena y arcilla. Es la primera finca de la familia que ha entrado en la nueva clasificación del Consejo Regulador de la DOCa Rioja como 'Viñedo Singular'.

Otro de los grandes tesoros de Queirón es la finca 'La Pasada', un terruño recóndito y casi innacesible que convive en lo alto de la sierra de Yerga con zarzas, sabinas, romeros, quejigales y carrascas, en un paraje insospechado marcado por su singular altura (más de 700 metros). El tempranillo plantado hace unos cuarenta años por Gabriel Pérez define un viñedo singular, emblemático, de traza irregular y surcado por un lomo suave de montaña. 'La Pasada' se sitúa en una zona límite de cultivo tanto por su extremada altitud como por el clima fresco y continental de sus ciclos meteorológicos. El suelo arcillo-arenoso es más que evidente por la multiplicación de piedras y pedruscos que se asoman de una tierra roja y pobre, ideal para esos vinos de máxima expresión del territorio: "Buscamos intervenir lo mínimo posible en su elaboración y dejar expresar lo más puro de cada cepa y de la tierra que lo guarda", sostiene Gabriel.

QUEIRÓN DE GABRIEL (RESERVA 2011)
Un vino esencial es el Queirón de Gabriel, que es un homenaje al fundador de la bodega, porque surge de La Pasada y representa la añada en la que comenzó a construir Queirón, 2011. Tiene una finura que es pura Rioja y que nos emociona porque nos envuelve; es sedoso en extremo. Un vino que es la materialización de un sueño porque los sueños están para cumplirse.

MI LUGAR (2017)
Nos emociona Mi Lugar porque es como un diario, una bitácora y un viaje por varios viñedos de Quel, todos en vaso, cada uno de ellos peculiar, garnachas a seiscientos metros y tempranillos de setecientos. Cada viña con su suelo, su exposición, su carácter. Es una almazuela de Quel maravillosa. Amamos este vino porque refleja el alma de nuestro pueblo y Queirón es Quel, Queirón en Rioja.

EL ARCA
Viñedo Singular (2017)
El Arca es un viaje al pasado. A la viticultura ancestral de Rioja. Austeridad de un suelo pobre, esencial, frágil. Un vino extraordinario que nace de garnachas centenarias de un viñedo único y asombroso. La viticultura del Viejo Mundo en esencia. Un viaje ancestral.

ENSAYOS CAPITALES Nº1
Graciano sin sulfitos (2018)
Hemos comenzado una serie a la que llamamos Ensayos Capitales y nos hemos lanzado a tumba abierta con un Graciano sin sulfitos, que sorprende porque es rescatar casi del olvido a una variedad emblemática en Rioja que siempre ha tenido un papel secundario en las mezclas pero que es puro rock and roll por su vivacidad y su poderío aromático. El primer viaje a la viticultura más innovadora.

ENSAYOS CAPITALES Nº2
Lágrima en Tinaja (2019)
Tempranillo Blanco. El tempranillo blanco y la elaboración en tinaja de barro. Un perfecta consecuencia de un trabajo enológico en el que el enólogo de Queirón, Rubén Pérez Cuevas, ahonda en la largura de una variedad riojana descubierta apenas hace veinte años merced a una mutación genética natural del tempranillo tinto.

Más en esta categoría: « BODEGAS ESCUDERO

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia y recoger estadísticas. Navegando por él estarás consintiendo su uso.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más